PENSAMIENTOS PARA CRECER

Y SER MEJORES PERSONAS

 

 

 

 

 

 

CONFIANZA EN DIOS

Cuentan que un escalador de montañas, desesperado por conquistar el pico más alto de su país inició su travesía después de años de preparación pero quería la gloria para él solo, por lo tanto, subió sin compañeros.

Empezó a subir y se le fue haciendo tarde y más tarde y no se preparó para acampar, sino que decidió seguir subiendo, y decidió llegar a la cima. Obscureció, la noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña ya no se podía ver absolutamente nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas eran cubiertas por las nubes.

 Subiendo por un acantilado a tan sólo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los aires… caía a una velocidad vertiginosa, sólo podía ver veloces manchas cada vez más oscuras que pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.

 Seguía cayendo… y en esos angustiantes momentos, pasaron por su mente todos sus gratos y no tan gratos momentos de la vida, pensaba que iba a morir, sin embargo de repente sintió un tirón tan fuerte que casi lo parte en dos…

 Como todo buen montañista experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que lo amarraba de la cintura.

En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le quedó más remedio que gritar: "¡Ayúdame, Dios mío!" De repente una voz grave y profunda de los cielos contestó: "¿Qué quieres que haga, hijo mío?" "Sálvame, Dios mío." "¿Realmente crees que te pueda salvar?" "¡Por supuesto, Señor!" "Entonces corta la cuerda que te sostiene…" Hubo un momento de silencio y quietud, pero el hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó…

 Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontraron al escalador congelado, muerto, agarrado con fuerza con las manos a una cuerda…

¡A tan sólo metro y medio del suelo… !

Y tú… ¿qué tan confiado estás de tu cuerda? ¿Por qué no la sueltas?…

 

 

"Y Dios es el que va delante de ti; él estará contigo, no te dejará,

ni te desamparará; no temas, ni te intimides." Deuteronomio 31:8

 

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,

para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” San Juan 3:16

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA IMPORTANCIA DEL ELOGIO

Renombrados terapeutas que trabajan con familias, divulgaron una reciente investigación donde se hace notar que los miembros de las familias en general están cada vez más fríos, no existe más cariño, no se da más valor a las cualidades, sólo se escucha críticas.

Las personas están cada vez más intolerantes y se disputan dando valor a…los defectos de los otros.

Por eso, las relaciones de hoy no duran… la ausencia del elogio está cada vez más presente en las familias de clase media y alta. 

No vemos a los hombres elogiando a sus esposas o viceversa, no vemos a los jefes elogiando el trabajo de sus subordinados, no vemos nunca a los padres e hijos elogiándose, amigos, etc.

 Sólo vemos personas superficiales y fútiles dando valor a artistas, actores, modelos, a personas que usan la imagen para ganar dinero y que, por conveniencia, son personas que tienen la obligación de cuidar el cuerpo y del rostro.

 Esa ausencia de elogio ha afectado mucho a las familias.  La falta de diálogo en sus hogares, el exceso de orgullo impide que las personas digan lo que sienten y llevan esa carencia para dentro de los consultorios de los sicólogos.

 Destruye sus matrimonios, y acaban buscando en otras personas lo que no consiguen dentro de casa.

 Comencemos a dar valor a nuestras familias, amigos, alumnos, subordinados.

Vamos a elogiar al buen profesional, la buena actitud, la ética, la belleza tanto interior como exterior de nuestros compañeros o nuestras compañeras, el comportamiento de nuestros hijos.

 Vamos a observar lo que las personas gusten.  Al buen profesional, al buen jefe, al buen maestro, al buen padre o la buena madre, el buen amigo, la buena ama de casa, la mujer y el hombre que se cuidan….

En fin, vivimos en una sociedad en la que uno necesita del otro, es imposible vivir solo y aislado…

Y los elogios son la motivación en la vida de cualquier persona.

¿Cuántas personas podrás hacer feliz hoy elogiándola de alguna manera?

¡Entonces elogia a alguien hoy!  ¡Yo comienzo!

¡TU ERES MUY ESPECIAL Y CON SEGURIDAD EL MUNDO ES MEJOR

 PORQUE TU EXISTES!

 

 

 

 

 

PERDER ES GANAR

Perdí un juguete que me acompañó en mi infancia,
pero gané el recuerdo del amor de quien me hizo ese regalo.
 

Perdí mis privilegios y fantasías de niño,
pero gané la oportunidad de crecer y vivir libremente.
 

Perdí a mucha gente que quise y que amo todavía,
pero gané el cariño y el ejemplo de sus vidas
 

Perdí momentos únicos en la vida porque lloraba en vez de sonreír,
pero descubrí que es sembrando amor como se cosecha amor.
 

Perdí muchas veces y muchas cosas en mi vida,
pero junto a ese “perder” hoy intento el valor de “ganar”.
 

Porque siempre es posible luchar por lo que amamos,

y porque siempre hay tiempo para empezar de nuevo.
 

No importa en qué momento te cansaste.
Lo que importa es que siempre es importante y necesario recomenzar.
 

Recomenzar es darse una nueva oportunidad, es renovar las esperanzas en
la vida y lo más importante, creer en ti mismo.
 

¿Sufriste mucho en estos últimos tiempos?... Fue aprendizaje.
¿Lloraste mucho?... Fue limpieza del alma.
¿Sentiste rencor?... Fue para aprender a perdonar.
¿Estuviste solitario en algún momento?... Fue porque cerraste la puerta.
¿Te sientes solo?... Mira alrededor y encontrarás mucha gente esperando tu
sonrisa para acercarse más a ti.
 

Hoy es un excelente día para comenzar un nuevo proyecto de vida.
Mira alto, sueña alto, anhela lo mejor de lo mejor,

anhela todo lo bueno, que la vida nos trae lo que anhelamos.
 

Si pensamos pequeño, lo pequeño nos vendrá. Si pensamos firmemente en
lo mejor, en positivo y luchamos para alcanzarlo, va a venir a nuestra vida.
 

Arroja lo malo a la basura, limpia tu corazón y haz que estés listo para una
nueva vida, porque además somos la manifestación del amor de Dios.

 

EL MEJOR AÑO DE TU VIDA

En estos días muchos nos encontramos pensando, reflexionando, hablando y soñando sobre cómo podría ser nuestra vida “si yo tuviera o si yo pudiera ser o hacer”. Comenzamos por hacer una lista de deseos, nos decimos en enero comenzaré una nueva dieta, haré ejercicios, tendré más tiempo para la familia, empezaré a ahorrar, a salir de mis deudas, a dejar de fumar, entre otras cosas que nos prometemos.

En fin establecemos metas que a la vuelta de 30 días las abandonamos porque somos víctimas de las circunstancias, nos llenamos de excusas y descuidamos lo que es realmente importante. Luego de esto nos lamentamos, gritamos de rabia y desilusión porque no alcanzamos nuestras metas y a veces nos enojamos con Dios.

El éxito en la vida no es por casualidad, si queremos hacer del 2014 el mejor año de nuestra vida no va a hacer por casualidad, sino por CAUSALIDAD.

Tú tienes que provocarlo con tus acciones, no basta con escribir los deseos o las metas. Alguien dijo: “El que le apunta a la nada a nada llega”.

Quizás quieras iniciar un negocio, realizar un viaje en familia, casarte con la persona que amas, tener un hijo, comprar una casa, un automóvil… probablemente ganar más dinero, obtener un título, como también ser un escritor, un cantante. Tú eliges lo que quieres alcanzar, y lo puedes lograr si sigues la dirección de Dios, unido al compromiso, la perseverancia y la disciplina que incorporamos en nuestra vida.

Para hacer del 2014 el mejor año de tu vida debes entender lo siguiente:

Como dice el Salmo 1:1-4, debes deleitarte en Dios. Saber que Él te ha creado para el éxito y creer lo que Él dice que tú eres, saber cuál es tu identidad y cuál es tu misión en el mundo. Entender la forma como Él te ha diseñado. Un niño pequeño le preguntó una vez a su Maestro: ¿Por qué el hombre había sido creado con dos ojos en lugar de uno como era el caso de la nariz o la boca? “El ojo izquierdo, le dijo, te sirve para mirar a los otros con amor mientras buscas en ellos sus mejores cualidades. El ojo derecho es para mirarte a ti mismo, para conocerte mejor y poder desarrollarte”

Debes estar claro de lo que quieres. ¿Cuál es tu visión? ¿Cuáles son tus metas? Si no tienes metas trabajarás para otros que sí las tengan.

Evitar la postergación. Deja de decir mañana lo voy a hacer porque el mañana nunca llega, el mejor día para comenzar es hoy. Dile adiós a la pereza, al hacerlo le dices adiós a la pobreza, la frustración y problemas. Los perezosos desean y se frustran porque los deseos no se convierten en realidad. Si quieres tener éxito hay que trabajar.

Diseñar y ejecutar un plan de acción. Haz tus planes sencillos, medibles, alcanzables y retadores de manera que puedas ver la mano de Dios en todo lo que emprendes. No te compliques con muchas cosas por lograr en un año. Piensa por un momento cuales son las seis cosas que te gustaría lograr este año y haz un plan para lograrlas. Esfuérzate y se valiente, las buenas intenciones no bastan hay que tomar acción.

Atrás, al finalizar el año 2013, han quedado los sinsabores, las derrotas, los fracasos, e inclusive los triunfos y las victorias, todo eso es ceniza, nos toca avanzar hacia lo extraordinario, a luchar por lo verdaderamente importante. Haz del 2014 el mejor año de tu vida, deja de echarle la culpa a las circunstancias, a la crisis, al gobierno, a la gente y comienza a crear la vida que Dios diseñó para ti.

 

 

SER LUZ

Hace cientos de años, había un hombre en una ciudad de Oriente. Un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella. En determinado momento, se encuentra con un amigo.  EI amigo lo mira y de pronto lo reconoce y se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo, y entonces le dice: ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves…

Entonces, el ciego le responde: “Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí… No sólo es importante la luz que me sirve a mí sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella. ¿No sabes que alumbrando a otros, también me beneficio yo, pues evito que me lastimen otros que no podrían verme en la oscuridad?”

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil, muchas veces en vez de alumbrar, oscurecemos mucho más el camino de los demás.

¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo el desamor, el odio, el resentimiento, la deslealtad…¡Que hermoso sería si todos ilumináramos los caminos de los demás, sin fijarnos si lo necesitan o no!. Llevar luz y no oscuridad. Si toda la gente encendiera una luz, el mundo entero estaría iluminado y brillaría día a día con mayor intensidad.

Luz, demos luz. Tenemos en Jesús el motor que enciende cualquier lámpara, la energía que permite iluminar en vez de oscurecer. Está en nosotros saber usarla. Está en nosotros ser Luz y no permitir que los demás vivan en las tinieblas.

Lucas 8:16
“Nadie que enciende una luz la cubre con una vasija, ni la pone debajo de la cama, sino que la pone en un candelero para que los que entran vean la luz.”

Juan 1:5
“La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.”

Juan 8:12
“Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.”

 

 

 

EL DON DE LOS PROBLEMAS

Cuando estamos atascados ó frustrados, no creo que a nadie le gusten los problemas.

Pero los problemas son fuente de riqueza, fama, poder, progreso y la mayoría de las cosas buenas de la vida.
Sin problemas, me temo que todavía viviríamos en cavernas. ¡Gracias a Dios por el don de los problemas!

¿Creo realmente en eso? ¡Así es! Pero, ¿me siento de esa manera todo el tiempo? No.

¡Hallo especialmente difícil de apreciar los problemas cuando soy yo quien los tiene!
Pero la verdad es que la mayoría de nosotros se gana la vida resolviendo los problemas de otros.
En ese sentido, aunque me frustren mis propios problemas, ¡estoy extremadamente agradecido
de que otras personas tengan problemas que yo puedo resolver! Tuvimos un problemita con un
auto esta semana. El espejo lateral del lado del pasajero fue golpeado y como tiene un control
eléctrico, no había manera de poder repararlo yo mismo. Teníamos un problema. Y como no
estaba programado y no quería ser molestado ese día me molestó.

¡Pero noté que el tipo en el taller lo vio de manera muy diferente! Resultó que con su
conocimiento, experiencia y herramientas, ¡él no tuvo problemas en absoluto!

Para él, ¡fue una manera fácil de ganar dinero!

En una economía diversificada, ¡los problemas hacen que el mundo gire! Cuando tengo un
problema con mi auto, el mecánico hace plata. Cuando tengo un problema con mi computadora, el
técnico hace plata. Cuando mis clientes quieren hacer crecer sus negocios, enriquecer sus vidas ó
tienen dificultad alcanzando sus metas más importantes, recibo una llamada. ¡Gracias a Dios por
los problemas! La verdad es que si queremos hacer más dinero, necesitamos aprender a resolver
más y más grandes problemas para más gente. La gente paga para que le resuelvan sus problemas.

Es fácil comprender cuando el problema es también una crisis. En una emergencia, queremos que
el médico detenga el dolor. Cuando fallan, queremos nuestros autos arreglados. Cuando viajamos
y necesitamos alimento ó alojamiento por la noche, alegremente le pagamos a alguien para que
nos ayude; esos problemas son obvios. Pero cuando compramos entretenimiento ó muebles para
nuestros hogares ó aún un libro para leer en vacaciones, estos son también problemas por los que le
pagamos a alguien para resolverlos.

Ya sea que nuestro cliente sea una persona que llamamos “jefe” ó miles de personas que vienen
a nuestro restaurante diariamente, todos tienen problemas que resolver. Si queremos que nos
paguen más, debemos hallar maneras ya sea de resolver el mismo problema para más gente ó
aprender a resolver problemas más grandes y complejos. Nuestro ingreso es siempre un reflejo
preciso del valor que los clientes colocan en los problemas que les resolvemos.
Y como un bono extra, consideremos los sorprendentes dones que los problemas nos dan, ¡sin
costo alguno! Los problemas nos desafían, nos hacen ser creativos. Nos enseñan cosas y nos
fuerzan a aprender de y colaborar con gente muy inteligente. ¡Algunas veces pienso de los
problemas como el don de Dios a la raza humana!

Cuando estamos totalmente relajados y cómodos, asoleándonos, sin problema de ninguna clase,
es poco probable que nos sintamos motivados; a veces, ¡hasta nos dormimos! Sin problemas
hacemos muy poco; no inventamos nada y construimos poco de valor perdurable.

Sólo cuando tenemos hambre, estamos frustrados, preocupados ó desafiados

por un problema es que nos levantamos, reunimos nuestros recursos y nos ponemos a trabajar.

Los problemas crean el mundo que disfrutamos.

Así que ¿disfrutamos en realidad los problemas? Bueno, no siempre. Como la mayoría de la gente,
nos frustramos ó molestamos por problemas inesperados. Pero sí los vemos como oportunidades
para aprender nuevas pericias, para crecer y en algunos casos, ¡para enriquecernos! Los problemas
nos dan una oportunidad de conocer gente con habilidades que no tenemos, ó de extender nuestra
red y aprender de gente con experiencia en áreas que no podemos manejar nosotros mismos. Cada
problema lleva consigo una oportunidad aún mayor. Examinemos cada problema buscando el oro
que yace en él. Los problemas nos hacen más fuertes, nos enseñan algo nuevo y, en el tiempo, nos
pueden hacer ricos en conocimientos y porqué no también económicamente!

EL MAÍZ DEL AÑO

Un agricultor, de poco estudio, participaba todos los años de la principal feria agrícola de su pueblo. Lo más extraordinario es que él siempre ganaba, año tras año, el trofeo: Maíz del Año.

Entraba con su maíz en la feria y salía con la banda azul recubriendo su pecho. Su maíz era cada vez mejor. En una ocasión de esas, un reportero de TV abordó al agricultor después de la tradicional colocación de la banda de campeón!  El reportero quedó muy intrigado con la revelación del agricultor, de cómo acostumbraba a cultivar su calificado y valioso producto. El reportero descubrió que el agricultor compartía buena parte de las mejores semillas de su plantación de maíz con sus vecinos.

¿Cómo puede usted compartir sus mejores semillas con sus vecinos, cuando ellos están compitiendo directamente con usted? Le interrogó el reportero.  El agricultor respondió: ¿Usted no sabe? Es simple! El viento recoge el polen del maíz maduro y lo lleva de campo en campo. Si mis vecinos cultivaran maíz inferior al mío, la polinización degradaría continuamente la calidad de mi maíz. Si yo quiero cultivar maíz bueno, tengo que ayudarlos a cultivar el mejor maíz, cediendo a ellos las mejores semillas.

Para aprender:

·              Aquellos que escogen estar en paz, deben hacer que sus vecinos estén en paz.

·              Aquellos que quieren vivir bien, tienen que ayudar a los otros para que vivan bien.

·              Aquellos que quieren ser felices, tienen que ayudar a los otros a encontrar la felicidad, pues el bienestar de cada uno está ligado al bienestar de todos.

¿Ahora entiendes que todos somos importantes unos para otros y que para vivir bien, dependemos unos de los otros?

Espero que también consigas ayudar a tus vecinos a cultivar cada vez más las mejores semillas, los mejores maíces y las mejores amistades.

v

 

 

 

 

 

Las llaves de la FELICIDAD:
 

1.) No te preocupes -Él te ama (Juan 13:1)
 

2.) No desfallezcas -Él te sostiene (Salmo 139:10)
 

3.) No temas -Él te guarda

(Salmo 121:5)

 

 

 

 

El hombre, su hijo y su burro

 

En cierta ocasión un hombre andaba de viaje con su hijo y su burro. El niño iba montado en el burro y el padre caminaba junto a él.

 

Al cruzar por un pueblo. La gente los miraba y decía: ¿han visto? ¿Cómo puede ser? El hijo, un joven y fuerte va montado en el burro y su padre, ya viejo, debe caminar.

 

Cuando oyó esto el hombre, bajó a su hijo, se montó él en el burro y continuaron su camino.

Al pasa por otro pueblo. La gente también los miraba y hablaba así:
¡Como puede ser! El hombre va montado en el burro sin consideración y permite que su hijo pequeño corra y se canse a su lado.

Entonces el padre cuando escuchó esto, se bajó del burro y en esta ocasión siguieron caminando ambos a pie y jalando al burro de las riendas.


Nuevamente cruzaron otro pueblo. La gente los miraba y decía: ¡Qué tontos los dos! Tienen un burro y van a pie. Al escuchar lo que decía la gente, el hombre se montó en el burro junto con su hijo.

Pasaron por otro pueblo. La gente los veía y decía con molestia: ¡Qué abuso! ¡Desdichado burro que carga con el peso de dos personas! ¡Qué desconsideración!

 

Al escuchar esto, el hombre se bajó del burro y desmontó también a su hijo. Se les ocurrió buscar unas cuerdas y una gruesa vara. Ataron las patas del burro, lo colgaron de la vara y siguieron caminando cargando el burro.

Pero nuevamente atravesaron otro pueblo y la gente se reía con ganas:
 

¿Pero qué vemos? ¡Qué locura! Un hombre y un niño cargando a un burro, ¡realmente están locos!

El hombre ya muy enfadado, bajó el burro al suelo, soltó sus patas y montó a su hijo en el burro, y dijo: así salí de mi casa y así mejor sigo mi viaje.

Conclusión .......Siempre te criticarán, hablarán mal de ti y será difícil que encuentres alguien a quien le conformen tus actitudes.

 

Es imposible complacer a todo el mundo.

 

Entonces:

 

¡Vive como creas sin hacer daño a nadie! ¡Haz lo que te dicte el corazón! ¡Haz lo que sientas!

 

Una vida es una obra de teatro que no permite ensayos.

 

Por eso: 

Canta, ríe, baila, ama . . . y vive intensamente cada momento de tu vida antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos!!!

 

 

 

 

 

 

VOY  A  SEGUIR

 

Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza.

 

Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.

 

Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.

 

Voy a seguir hablando de paz, aún en medio de una guerra.

 

Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.

 

Y seguiré creyendo, aunque otros pisen la cosecha.

 

Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.

 

Y dibujaré una sonrisa; en rostros con lágrimas.

 

Y transmitiré alivio, cuando vea dolor.

 

Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristeza.

 

Invitaré a caminar al que decida quedarse.

 

Y levantaré los brazos a los que se han rendido.

 

Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño esperando

 

algo de nosotros…

 

Y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol

 

y en medio del desierto crecerá una planta.

 

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que  nos sonría
 

y mariposas que brinden su belleza.
 

Pero si algún día ves que ya no sigo, no sonrío, o callo, acércate

 

y dame un beso, un abrazo, o regálame una sonrisa;
 

con eso será suficiente.

 

Seguramente, me habrá pasado que la vida me abofeteó

 

y me sorprendió por un segundo.

 

Ese gesto hará que vuelva a mi camino.

 

Nunca lo olvides: “El pasado es polvo, el futuro es viento,

 

el presente es la vida.

 

Si amas perdona, si no amas olvida....

 

Pues el amor nunca muere, sólo cambia de lugar..."

 

 

 

 

PERSONAS ESTRELLA Y PERSONAS COMETA.

 

Los Cometa pasan. Apenas son recordados por las fechas que pasan y vuelven. Los Estrella, en cambio, permanecen.

 

Hay mucha gente Cometa. Pasa por nuestra vida apenas por instantes; no cautiva a nadie, y nadie la cautiva. Es gente sin amigos, que pasa por la vida sin iluminar, sin calentar, sin marcar presencia. 

 

Así son muchos artistas. Brillan apenas por instantes en los escenarios de la vida. Y con la misma rapidez que aparecen, desaparecen.

 

Así son muchos reyes y reinas: de naciones, de clubes deportivos o concursos de belleza. También entran los hombres y mujeres que se enamoran y se dejan enamorar con la mayor facilidad. 

Así son las personas que viven en una misma familia y pasan al lado de otro sin ser presencia, sin existir.

Lo importante es ser Estrella. Hacer sentir nuestra presencia, ser luz, calor, vida. Los amigos son Estrella. Los años pueden pasar, pueden surgir distancias, pero en nuestros corazones quedan sus marcas.

 

Ser Cometa no es ser amigo, es ser compañero por instantes, explotar sentimientos, aprovecharse de las personas y de las situaciones.  Es hacer creer y hacer dudar al mismo tiempo.  La soledad es el resultado de una vida Cometa.  Nadie permanece, todos pasan.  Y nosotros también pasamos por los otros.

 

Es necesario crear un mundo de personas Estrella, verlas y sentirlas todos los días, contar con ellas siempre, ver su luz y sentir su calor.

 

Así son los Amigos: estrellas en nuestras vidas.  Se puede contar con los amigos. Ellos son refugio en los instantes de tensión, luz en los momentos oscuros, pan en los períodos de debilidad, seguridad en los pasajes de desánimo.

 

Al mirar a las personas Cometa es bueno no sentirnos como ellas, ni desear el agarrarnos de su cola.

Al mirar a los Cometa, es bueno sentirse Estrella, dejar por sentada nuestra existencia, nuestra constante presencia, vivir y construir una historia personal.

 

Es bueno sentir que somos luz para muchos amigos y que ellos nos han iluminado a su vez. Es bueno sentir que somos calor para muchos corazones y que esos corazones nos arroparon cuando el frío nos castigó.

 

Ser Estrella en este mundo pasajero, en este mundo lleno de personas Cometa, es un desafío, pero por encima de todo, una recompensa.

 

Ser Estrella es nacer, vivir, y no existir apenas.

 

 

v

Con cariño:

Puedes tener defectos, vivir ansioso y estar irritado algunas veces, pero no te olvides de que tu vida es la mayor empresa del mundo. Solo tú puedes evitar que ella vaya en decadencia. Hay muchas personas que te precisan, admiran y te quieren.

Recuerda  siempre que ser feliz no es tener un cielo sin tempestades, caminos sin accidentes, trabajos sin cansancio, relaciones sin decepciones.

Ser feliz es encontrar fuerza en el perdón, esperanza en las batallas, seguridad en el miedo, amor en los desencuentros.

Ser feliz no es sólo valorizar la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza.

No es apenas conmemorar el suceso, sino aprender lecciones en los fracasos.

No es tener alegría con los aplausos, sino encontrar alegría en el anonimato.

Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir, a pesar de todos los desafíos, incomprensiones y períodos de crisis.

Ser feliz no es una fatalidad del destino, sino una conquista de quien sabe viajar dentro de su propio ser.

Ser feliz es dejar de ser víctima de los problemas y volverse un actor de la propia historia.

Es atravesar desiertos fuera de sí, y ser capaz de encontrar un oasis en el fondo de nuestra alma.

Es agradecer a Dios cada día por el milagro de la vida.

 

Ser feliz es no tener miedo de los propios sentimientos.

Es saber hablar de uno mismo.

Es tener coraje para oír un "NO”.

Es tener seguridad para recibir una crítica, aunque sea injusta.

Es besar a los hijos, mimar a los padres y tener momentos poéticos con los amigos, aunque nos hieran.

Ser feliz es dejar vivir a la criatura libre, alegre y simple que vive dentro de cada uno de nosotros.

Es tener madurez para decir "me equivoqué".

Es tener la osadía para decir "perdóname".

Es tener sensibilidad para expresar "te necesito".

Es tener capacidad de decir "te amo".

Que tu vida se vuelva un jardín de oportunidades para ser feliz.  Que en tus primaveras seas amante de la alegría. Que en tus inviernos seas amigo de la sabiduría. Y, cuando te equivoques en el camino, comiences todo de nuevo. Pues así serás más apasionado por la vida.

Y descubrirás que… Ser feliz no es tener una vida perfecta sino usar las lágrimas para regar la tolerancia. Usar las pérdidas para refinar la paciencia. Usar las fallas para esculpir la serenidad. Usar el dolor para lapidar el placer. Usar los obstáculos para abrir las ventanas de la inteligencia.

Jamás desistas. Jamás desistas de las personas que amas. Jamás desistas de ser feliz, pues la vida es un espectáculo imperdible. Recuerda: ¡Tú eres un ser humano especial!

 

v

 

 

 

 

 

TORMENTA

Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera

mandar sobre la Naturaleza para que -según él – le rindieran mejor sus cosechas. ¡Y Dios se lo concedió!

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc. Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes. Entonces Dios le contestó – “Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan…”-

 Así nos pasa: queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.  El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, por lloviznas pasajeras.

Habacuc 3:17-19

Aunque la higuera no florezca, ni en las vides haya frutos; aunque mienta la obra de la oliva, y los labrados no me den ni para mantenerme. Aunque las ovejas sean quitadas de la manada y no haya vacas en los corrales; con todo eso yo me alegraré en el Señor y me gozaré en el Dios de mi salvación. El Señor es mi fortaleza… y me hará andar sobre alturas.

Nahúm 1:7

Bueno es Dios para fortaleza en el día de la angustia; y conoce á los que en Él confían.

 

Salmos 9:9

Y Dios será refugio del pobre, refugio para el tiempo de angustia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Requiere menos esfuerzo intelectual:

el condenar que el pensar.

 

Por eso....piensa

 

Para ser un gran campeón, tienes que empezar por

creer que eres el mejor;

si no lo eres, haz como si lo fueras.

La disciplina es la parte más importante del éxito.

Y todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito.
El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.

No hay secretos para el éxito. Este se alcanza preparándose,

trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso.

Detesta cada minuto de entrenamiento, pero no renuncies.

Sufre ahora y vive el resto de tu vida como un campeón.
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SIGUE  ADELANTE!!!!

No te detengas en el camino. No importa cuántas veces hayas caído, sino... Cuántas veces te has levantado!!! Lleva en tu mente la certeza de que cuando una puerta se te ha cerrado otra más grande te espera abierta al final del camino.

Arriba ese ánimo… Sigue adelante con la vista al frente y el paso firme, que nada te detenga.  No combatas con nadie, pues tu mejor triunfo será aquel que logres sin combatir.  Sigue a Dios por todas partes y no tendrás temor en tu vida, ni correrás ningún peligro.

Con disciplina vencerás, con sinceridad triunfarás, con coraje te salvarás.  Camina tranquilo con el paso firme como el tren que retumba por las vías, como el relámpago que relumbra antes de avisarte.  Lucha por cambiar a tu enemigo, y conviértelo en tu amigo.  Ayuda a tus amigos a luchar, sin hacer ver que tú eres el maestro, sino aumentándoles su propia iniciativa.

Haz que tu luz se irradie, y verás que ayudas a que otras personas hagan lo mismo.  Si brindas amor a aquellos que te odian, comprobarás que ese amor te fortalece. Recuerda que todos dejarán una huella inconfundible en tu corazón.

ÁNIMO, SIGUE ADELANTE, que aprenderás a levantarte después de cada caída!!!

 

 

 

 

LA HISTORIA DEL PERRO FIEL 

Una pareja de jóvenes tenía varios años de casados y no podía tener hijos.  Para no sentirse tan solos compraron un cachorro pastor alemán, al cual criaron como si fuera su propio hijo.

El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso perro pastor alemán.  Sam, el nombre que le pusieron, no podía hablar y decir “papá” o “mamá” pero hasta cierto punto era un amigo o como un hijo para la pareja. Traía el periódico y las zapatillas, entendía cuando necesitaban su compañía y también cuando debía irse o hacer silencio; incluso  salvó en más de una ocasión a la pareja de ser atacada por los ladrones. Siempre era un perro fiel contra cualquier peligro.

oviendo la cola.  El esposo pensó lo peor, sacó un arma y en el acto le disparó a Sam matándolo, y luego corrieron al cuarto del bebé.  Cuál no sería su sorpresa que lo encontraron tranquilamente durmiendo y vieron que  debajo de la cuna  había una serpiente degollada. La pareja se abrazó y lloró amargamente lamentándose: “Matamos a Sam nuestro perro fiel”. Cuántas veces nos precip

Un día sin embargo, y luego de siete años, la esposa le dijo a su esposo que por fin había quedado embarazada… No lo podían creer, estaban tan emocionados que compraron biberones, ropas de bebé, pelotas, carritos y una hermosa cuna, todo para recibir a la tan ansiada criatura.

Cuando el bebé nació hicieron una fiesta y luego, a medida que el bebé fue creciendo, los mimos y las atenciones hacia Sam fueron disminuyendo, por lo que empezó a mostrarse menos afectuoso y más distante aunque siguió siendo obediente, fiel y tranquilo como siempre había sido.  Nunca le vieron gruñendo al bebé o mirándole mal a pesar de los celos, pero todos pensaban que en el fondo Sam odiaba al bebé que le había arrebatado las atenciones de sus amos.

 Una tarde la pareja dejó al bebé plácidamente durmiendo en la cuna, mientras charlaban con unos amigos en la terraza, cuál no sería su sorpresa, cuando luego de unos minutos al dirigirse al cuarto del bebé, ven al perro en el pasadizo con la boca ensangrentada mitamos y hemos juzgado injustamente a las personas. Lo que es peor, las juzgamos y las condenamos sin investigar y constatar cuáles son realmente los hechos, a qué se debe su comportamiento o cuáles son sus pensamientos y sentimientos. Muchos amigos fieles con ésa actitud hemos “matado” por no aclarar una situación, muchas veces las cosas no son tan malas como parecen, sino todo lo contrario. La próxima vez que nos sintamos tentados a juzgar y condenar a alguien recordemos “La Historia del Perro Fiel”.

 

 

PERSEVERA SIEMPRE

 

 ¿Te has puesto a observar la actitud de los pájaros ante las adversidades?
Están días y días haciendo su nido, recogiendo materiales a veces traídos desde largas distancias…… Y cuando ya está terminado y están prontos para poner los huevos, las inclemencias del tiempo o la obra del ser humano o de algún animal lo destruye y tira por el suelo lo que con tanto esfuerzo se logró… 

¿Qué hace el pájaro? ¿Se ahuyenta, se paraliza, abandona la tarea?

De ninguna manera. Vuelve a recomenzar, una y otra vez, hasta que en el nido aparecen los primeros huevos; pero a veces -muchas veces- antes de que nazcan los pichones algún animal, una tormenta, vuelve a destruir el nido, pero esta vez con su precioso contenido… Duele recomenzar desde cero… Pero aun así el pájaro jamás enmudece ni retrocede, sigue cantando y construyendo, construyendo y cantando…

¿Has sentido que tu vida, tu trabajo, tu familia, tus amigos no son los que soñaste?
¿Has querido decir basta, no vale la pena el esfuerzo, esto es demasiado para mí?

¿Estás cansado de recomenzar, del desgaste de la lucha diaria, de la confianza traicionada, de la deslealtad, de las incomprensiones, de las imprudencias, de los juicios precipitados, de las metas no alcanzadas cuando estabas a punto de lograrlo? 

Por más que te golpee la vida no te des por vencido nunca, di una oración, pon tu esperanza al frente y arremete. No te preocupes si en la batalla sufres alguna herida, es de esperar que algo así suceda. Junta los pedazos de tu esperanza, ármala de nuevo y vuelve a construir. No importa lo que pase… no desmayes, sigue adelante. La vida es un desafío constante pero vale la pena aceptarlo.

Y sobre todo… nunca dejes de cantar. 

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” 

Isaías 41:10

 

 

 

UNA HISTORIA PARA MEDITAR:

 

Una mujer, con un vestido de algodón barato y su esposo con un terno sencillo, caminaron tímidamente sin tener una cita hacia la oficina del Rector de la Universidad de Harvard. La secretaria pensó que esos campesinos, no tenían nada que hacer en Harvard:

-Deseamos ver al Rector -dijo suavemente el hombre.

-Él está ocupado. -contestó la secretaria.

-Esperaremos.-replicó la mujer.


Por horas la secretaria los ignoró, esperando que la pareja se desanimara y se fuera. Ellos no lo hicieron, y la secretaria vio aumentar su frustración y decidió interrumpir al Rector, aunque era una tarea que ella siempre esquivaba:

-Tal vez si conversa con ellos, se irán. -dijo la secretaria al Rector de Harvard.


Él hizo una mueca de desagrado y con ceño adusto caminó con paso arrogante hacia la pareja. Alguien tan importante no tiene tiempo para ocuparse de gente sencilla.  


La mujer le dijo:

-Tuvimos un hijo que asistió a Harvard sólo por un año.  Él amaba a Harvard, era feliz aquí.  Pero hace un año, murió. Mi esposo y yo deseamos levantar algo, en alguna parte del campus, que sea en memoria de nuestro hijo.

 

El Rector dijo ásperamente:

-Señora, no podemos poner una estatua por cada persona que asista a Harvard y fallezca.  Si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementerio.

-Oh no, explicó la mujer rápidamente.  No deseamos erigir una estatua, pensamos que nos gustaría donar un edificio a Harvard.


El Rector entornó sus ojos. Echó una mirada a la pareja, y dijo:

-Un edificio.  ¿Tienen alguna remota idea de cuánto cuesta un edificio?

Hemos gastado más de siete millones y medio de dólares en los edificios aquí.

 

Por un momento la mujer quedó en silencio. El Rector estaba feliz. Tal vez se podría deshacer de ellos ahora.  Entonces la mujer dijo a su esposo suavemente:

-¿Tan poco cuesta hacer una universidad?  ¿Por qué no iniciamos la nuestra?

El rostro del Rector se oscureció en confusión y desconcierto.   El señor Leland Stanford y su esposa se pararon y se fueron y fundaron la universidad que lleva su nombre: La Universidad Stanford, en memoria de un hijo.


La universidad Leland Stanford Junior fue inaugurada en 1891 en honor al fallecido hijo del rico terrateniente.  Ése fue su memorial. Hoy en día esta universidad es la número uno del mundo, por arriba de Harvard.


¡Qué fácil es juzgar por apariencias!  ¡Qué fácil es equivocarse cuando se juzga por apariencias!

 

 

 

SOBRE LA AMISTAD

 

Un  gusano y  un escarabajo eran amigos y se pasaban charlando largas horas.

 

El escarabajo estaba consciente de que su amigo el gusano era muy limitado en movilidad, tenía visión muy restringida y era muy tranquilo comparado con los escarabajos.

 

El gusano, por su parte, estaba muy consciente de que su amigo el escarabajo venía de otro ambiente, y de que, en comparación con los gusanos de su especie, comía cosas desagradables, era muy acelerado, tenía una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez.

Un día, la compañera de vida del escarabajo le cuestionó a éste su amistad con el gusano, preguntándole cómo era posible que caminara tanto para ir al encuentro de un ser tan inferior, un ser tan limitado en sus movimientos y por qué seguía siendo amigo de alguien que ni siquiera le devolvía los saludos efusivos que el escarabajo

le hacía desde lejos.

 

Pero el escarabajo estaba consciente de que, debido a lo limitado de su visión, el gusano muchas veces ni siquiera veía que alguien lo saludaba, y, si acaso llegaba a notarlo,

no distinguía si era o no el escarabajo,

y por ello no contestaba el saludo. 

Sin embargo, el escarabajo calló para no discutir con su compañera.

 

Fue tanta la insistencia de la escarabaja y tantos sus argumentos cuestionando la amistad que su compañero mantenía con el gusano, que el escarabajo decidió poner a prueba esa amistad alejándose del gusano para esperar a que éste lo buscara.

 

Pasó el tiempo, y un día llegó la noticia de que el gusano estaba muriendo, pues su organismo se había resentido por los esfuerzos que cada día hacía para ir a ver a su amigo el escarabajo y, como no lo conseguía durante toda una jornada diurna, el gusano tenía que devolverse sobre sus pasos para pasar la noche en el

 refugio de su propia casa.

 

Al saber esto, el escarabajo, sin preguntar a su compañera, decidió ir a ver al gusano. En el camino se cruzó con varios insectos que le contaron de las diarias en infructuosas peripecias del gusano para ir a ver a su amigo el escarabajo y averiguar qué le había pasado. Le contaron de cómo se exponía día a día para ir a buscarlo, pasando cerca del  nido de los  pájaros.  De cómo sobrevivió al ataque  de las  hormigas, y así sucesivamente.

 

Llegó el escarabajo hasta el árbol donde yacía el gusano esperando ya el momento final. Y al verlo a su lado, el gusano, apenas con un hilo de vida, le dijo al escarabajo cuánto le alegraba ver que se encontrara bien. Sonrió por última vez y se despidió de su amigo sabiendo que nada malo le había pasad. El escarabajo sintió vergüenza por haber permitido que las opiniones de otros minaran su amistad con el gusano, y sintió dolor por haber perdido las muchas horas de regocijo que las pláticas con su amigo le proporcionaban y, sobre todo, por haberle puesto en una situación que

 le causó la muerte.

 

Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que él era, era su amigo, a quien respetaba y quería porque, a pesar de pertenecer a otra especie, le había ofrecido su amistad. Y así aprendió varias lecciones ese día:

 

1)  La amistad está en ti y no en los demás. Si la cultivas en tu propio ser, encontrarás el gozo del amigo.

2)  El tiempo no condiciona las amistades. Tampoco lo hacen las razas ni las limitantes propias o las ajenas.

3)  El tiempo y la distancia no son los factores  que destruye una amistad. La destruyen las dudas y nuestros temores

4)  Cuando pierdes un amigo, una parte de ti se va con él. Las frases, los gestos, los temores, las alegrías, las ilusiones, todo lo que ambos compartieron en el tiempo, se va con él.

El escarabajo murió poco después. Nunca se le escuchó quejarse de quien mal lo aconsejó, pues fue decisión suya el prestar oídos a las críticas sobre su amigo. 

 

Si tienes un amigo no pongas en tela de juicio lo que él es,

 pues sembrando dudas cosecharás temores.

 

No te fijes demasiado en cómo habla, cuánto tiene, qué come o qué hace, pues con ello estarás echando en saco roto tu confianza. Reconoce la riqueza de quien es diferente a ti y, aún así, está dispuesto a compartir contigo sus ideales y temores.


 

 

 

"Voy a pasar por esta vida una sola vez. Cualquier cosa buena que yo pueda hacer o alguna amabilidad que pueda hacer a algún humano, debo hacerla ahora, porque no pasaré de nuevo por aquí".                                                       

Madre Teresa  de Calcuta

 

 

 

 

 

 

PERDONAR Y AGRADECER

 

Dice una leyenda que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro.

 

El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

"Hoy, mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro".

 

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde

 resolvieron bañarse.

El que había sido abofeteado comenzó a ahogarse,

y le salvó su amigo.

 

Al recuperarse tomó una hoja y escribió en una piedra:

"Hoy, mi mejor amigo me salvó la vida!.

Intrigado, el amigo preguntó: "¿Por qué después que te pegué escribiste en la arena y ahora en cambio escribes en una piedra?".

 

Sonriendo, el otro amigo respondió: "Cuando un amigo nos ofende, debemos escribir en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo. Pero cuando nos ayuda, debemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón,

donde ningún viento podrá borrarlo".

 

 

 

 

"Si Dios te hace pasar por algo,

El te hará salir de ahí.

Momentos felices; alaba a Dios.

Momentos tranquilos; adora a Dios.

Momentos dolorosos; cree en Dios.

Cada momento; da gracias a Dios”

 

 

 

 

"LAS GALLETITAS"

 

Una chica estaba esperando su vuelo en la sala de espera del aeropuerto. Como faltaba un largo rato, decidió comprar un libro y un  paquete de galletitas que los puso en su bolso. Se sentó para poder descansar y leer en paz.  Al lado de ella, estaba un hombre que abrió una revista y empezó a  leer y entre ellos estaban las galletitas. Cuando ella tomó la primera, el hombre también tomó una.  Ella se sintió indignada, no dijo nada, pero pensó: "¡Qué descarado; si yo estuviera más dispuesta, hasta le daría un golpe para que nunca más se le olvide!".

 

Cada vez que ella tomaba una galletita, el hombre también tomaba una. Aquello la indignaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar. Cuando quedaba apenas una galletita, pensó: "qué hará ahora este  fresco?". Entonces, el hombre dividió la última galletita y dejó una mitad para  ella. Ah! No!. . . Aquello le pareció demasiado! !. ¡Se puso roja de la  rabia!. Cerró su libro cogió sus cosas y se dirigió al sector del embarque.

 

Cuando se  sentó en el interior del avión, miró dentro de su bolso y para su sorpresa, allí estaba su paquete de galletitas intacto, cerradito. . ¡Sintió  tanta vergüenza!. Sólo entonces percibió lo equivocada que estaba. ¡Se había confundido, nunca había sacado sus galletitas de su bolso! El hombre había compartido las suyas sin sentirse indignado, nervioso, consternado o alterado. Y ya no había más tiempo ni posibilidades para explicar o pedir disculpas. Pero sí para razonar:

 

¿Cuántas veces en nuestra vida sacamos conclusiones apresuradas cuando debiéramos observar mejor? ¿Cuántas cosas no son exactamente como pensamos acerca  de las personas? Y recordó que existen cuatro cosas en la vida que no se recuperan:

 

1.- Una piedra, después de haber sido lanzada;

2.- Una palabra, después de haber sido proferida;

3.- Una oportunidad, después de haberla perdido;

4.- El tiempo, después de haber pasado.

 

 

 

 

La Fábula del Alacrán   

Un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo mordió.   Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose.  El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el alacrán lo mordió.   Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: " Perdone, ¡ pero usted es terco ! ¿No entiende que cada vez que  intente sacarlo del agua lo morderá?".

El maestro respondió: "La naturaleza del alacrán es morder, y eso no  va a cambiar la mía, que es ayudar ".

Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del  agua y le salvó la vida. 

No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad; otros la crean. Tenlo presente siempre.

"Cuando la vida te presente mil razones para llorar, demuéstrale que  tienes mil y una razones por las cuales sonreír"

 

EL IDIOTA

 

Se cuenta que en una pequeña ciudad del interior, un grupo de personas se divertía con el idiota de la aldea. Un pobre infeliz, de poca inteligencia, que vivía de  dádivas y limosnas.


Diariamente ellos llamaban al idiota al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de un nuevo sol y otra más pequeña, de cinco nuevos soles.

 

El idiota siempre escogía la más grande  y menos valiosa, lo que era motivo de risas para todos.


Cierto día, alguien que observaba al grupo llamó aparte al idiota y le preguntó si todavía no había percibido que la moneda más grande valía menos.

 

-    Lo sé. - respondió - No soy tan bobo. Ella vale cinco veces menos, pero el día que escoja la otra, el jueguito acaba y no voy a ganar más mi moneda.


Esta historia podría concluir aquí, como un simple chiste, pero se pueden sacar varias conclusiones:

 

La primera: Quien parece idiota, no siempre lo es.

La segunda: ¿Cuáles eran los verdaderos idiotas de la historia?

La tercera: Una ambición desmedida puede acabar cortando tu fuente de ingresos.

 

Pero la conclusión más interesante es:

Podemos estar bien, aún cuando los otros no tengan una buena opinión sobre nosotros mismos.

Por lo tanto, lo que importa no es lo que piensan de nosotros, pero sí lo que realmente somos.

El mayor placer de un hombre inteligente es aparentar ser idiota delante de un idiota que aparenta ser inteligente.

 

 

 

El JARRÓN Y EL CAFÉ

 

Cuando las cosas en la vida parecen demasiado, cuando veinticuatro horas al día no son suficientes, recuerda al jarrón y el café.

 

Un profesor delante de su clase de filosofía sin decir palabra tomó un jarrón de vidrio transparente grande y vacío, y procedió a llenarlo con pelotas de ping pong.  Luego les preguntó a sus estudiantes si estaba lleno, los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.

 

Así que el profesor tomó una caja llena de bolitas de goma y la vació dentro del jarrón. Las bolitas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de ping pong. El profesor volvió a preguntarles a los estudiantes si el jarrón estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.

 

Luego el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del jarrón.  Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor preguntó nuevamente si el jarrón estaba lleno. En esta  ocasión los estudiantes respondieron con un "sí" unánime.

 

El profesor enseguida agregó dos tazas de café al contenido del jarrón y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor dijo:

 

"Quiero que se den cuenta que este jarrón representa la vida.  Las pelotas de ping pong son las cosas importantes, como Dios, la familia, los hijos, la salud, los amigos, las cosas que apasionan, son cosas que aún si todo lo demás lo perdiéramos y sólo éstas quedaran, nuestras vidas aun estarían llenas. Las bolitas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el auto, etc.  La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas. Si ponemos la arena primero en el jarrón, no habría espacio para las bolitas ni para las pelotas de ping pong.  Lo mismo ocurre con la vida.  Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes. Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Habla con Dios, abraza a tus padres y diles que los amas, juega con tus hijos, tómate tiempo para asistir al doctor, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua.  Ocúpate de las pelotas de ping pong primero, de las cosas que realmente importan.  Establece tus prioridades, el resto es sólo arena.”

 

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó que representaba el café. El profesor sonrió y dijo: "Qué bueno que lo preguntas. Sólo es para demostrarles que no importa cuan ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo."

 

 

 

 

Dios mío

Ayúdame a decir la palabra de verdad en la cara de los fuertes, y a no mentir para congraciarme el aplauso de los débiles.

Si me das dinero, no tomes mi felicidad.

Si me das fuerza, no quites mi raciocinio.

Si me das éxito, no me quites la humildad.

Si me das humildad, no quites mi dignidad.

Ayúdame a conocer la otra cara de la imagen, y no me dejes acusar a mis adversarios, tachándoles de traidores porque no comparten mi criterio.

Enséñame a amar a los demás como me amo a mí mismo y a juzgarme como lo hago con los demás.

No me dejes embriagarme con el éxito cuando lo logre, ni desesperarme si fracaso.

Más bien, hazme siempre recordar que el fracaso es la prueba que antecede al éxito.

Enséñame que la tolerancia es el más alto grado de la fuerza y que el deseo de venganza es la primera manifestación de la debilidad.

Si me despojas del dinero, déjame la esperanza, y si me despojas del éxito déjame la fuerza de voluntad para poder vencer el fracaso.

Si me despojas del don de la salud, déjame la gracia de la fe.

Si hago daño a la gente, dame la fuerza de la disculpa, y si la gente me hace daño dame la fuerza del perdón y la clemencia.

Dios mío.... si te olvido  ¡no me olvides!   Amén.

 

 

 

DECÁLOGO DE LA SERENIDAD

SOLO POR  HOY:

 1.- Trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.


2.- Tendré el máximo cuidado de mi aspecto, seré cortés en mis modales, no criticaré a nadie sino a mí mismo.


3.- Seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en este también.


4.- Me adaptaré a las circunstancias sin pretender que las circunstancias se adapten a mis deseos.


5.- Dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.


6.- Haré una buena acción y no se lo contaré a nadie.


7.- Haré por lo menos una cosa que no deseo, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.


8.- Me haré un programa detallado. Es posible que no lo cumpla a cabalidad, pero lo redactaré y me cuidaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.


9.- Creeré firmemente, aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si no existiera nadie más en el mundo.

10.- No tendré temores. De manera muy especial no tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad. Puedo hacer bien durante doce horas, lo que me asustaría si pensase tener que hacerlo durante toda mi vida.

 

San Juan XXIII

 

 

 

 

 

 

 

 

ORACIÓN DEL EMPRENDEDOR

AUNQUE SIENTAS EL CANSANCIO,

AUNQUE EL TRIUNFO TE ABANDONE,

AUNQUE UN ERROR TE LASTIME,

AUNQUE UN NEGOCIO QUIEBRE,

AUNQUE UNA TRAICIÓN TE HIERA,

AUNQUE UNA ILUSIÓN SE APAGUE,

AUNQUE EL DOLOR QUEME TUS OJOS,

AUNQUE IGNOREN TUS ESFUERZOS,

AUNQUE LA INGRATITUD SEA LA PAGA,

AUNQUE LA INCOMPRENSIÓN CORTE TU RISA,

AUNQUE TODO PAREZCA NADA,

AUNQUE CREAS QUE YA SE HA PERDIDO……

 

VUELVE  A  EMPEZAR!!!!!! 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LA HUMILDAD ES EL MEJOR REGALO QUE NOS DA LA VIDA

 

·       Un funcionario del Ministerio de Agricultura, visita una chacra en Cajamarca y habla con su dueño, un campesino ya entrado en años, un venerable anciano.

·       El funcionario le dice al campesino que desea inspeccionar sus recursos acuíferos.  El anciano le dice que puede, pero le pide que por favor no pase por el terreno cercado.

·       El representante, demostrando su autoridad como digno miembro del gobierno, muy insolente, arrogante, y autosuficiente, le dice:

·       Vea Ud. yo tengo la máxima autoridad del gobierno que eficientemente represento, y este 'CARNET' que ve aquí, me califica para ir DONDE ME DE LA GANA, METERME EN CUALQUIER TERRENO QUE ME DE LA GANA, sea ésta de quien sea, SIN PREGUNTAS, y tampoco debo dar respuestas SI NO ME DA LA GANA…

·       ¿Me has entendido campesino o es que no me he sabido explicar?

·       El viejo campesino simplemente se encogió de hombros y siguió con sus quehaceres.

·       Pasado un rato, el campesino escucha unos gritos y ve al empleado del gobierno corriendo por su vida, seguido muy de cerca por un enorme toro semental.  

·       El toro lo está alcanzando y el tipo, aterrado pide ayuda a todo pulmón. 

·       El campesino de inmediato deja todo lo que estaba haciendo y corre hasta la cerca, gritándole a su vez:

·       ¡¡¡EL CARNET,    EL CARNET ,  ENSÉÑELE EL CARNET !!!

 

 

DECÁLOGO DEL OPTIMISTA

1...Los optimistas se aman, procuran un alto nivel de autoestima,

se valoran y aprovechan lo mejor posible sus talentos personales innatos.

2...Los optimistas aceptan a los demás como son y no malgastan energías queriendo cambiarlos, sólo influyen en ellos con paciencia y tolerancia
.

3...Los optimistas son espirituales, cultivan una excelente relación con Dios

y tienen en su fe una viva fuente de luz y de esperanza.

4...Los optimistas disfrutan del "aquí" y el "ahora", no viajan al pasado con el sentimiento de culpa ni el rencor, ni al futuro con angustia. Disfrutan con buen humor y con amor.


5...Los optimistas ven oportunidades en las dificultades, cuenta con la lección que nos ofrecen los errores y tienen habilidad para aprender de los fracasos.

6...Los optimistas son entusiastas, dan la vida por sus sueños y están convencidos de que  la confianza y el compromiso personal obran milagros.

7...Los optimistas son íntegros y de principios sólidos, por eso disfrutan de paz interior, a irradian y comparten, aún en medio de problemas y crisis.

8...Los optimistas no se desgastan en la crítica destructiva y

ven la envidia como un veneno. No son espectadores de las crisis sino protagonistas del cambio.

9...Los optimistas cuidan sus relaciones interpersonales con esmero,

saben trabajar en equipo y son animosos sembradores de fe,

esperanza y alegrías.

10...Los optimistas también tienen épocas difíciles, pero no se rinden ni se dejan aplastar, ya que saben que aún la noche más oscura tiene un claro amanecer  y que por encima de las nubes más densas sigue brillando el sol;  que todo túnel, por más largo y oscuro que sea siempre tendrá otra salida

y que todo río siempre tiene dos orillas.

 

 

 

 

 

"Nunca una noche ha vencido el

 

amanecer y nunca un problema ha

 

vencido a la esperanza."

 

 

Qué existe y qué no 

Alemania, inicio del siglo pasado durante una conferencia con varios universitarios, un maestro  de la Universidad de Berlín propuso un desafío a sus alumnos con la siguiente pregunta:  ¿Dios creó todo lo que existe?

Un alumno respondió, valientemente: Sí, Él creó…

¿Dios realmente creó todo lo que existe?  Preguntó nuevamente el maestro.

Sí señor, respondió el joven.

El maestro  respondió: Si Dios creó todo lo que existe, ¡entonces Dios hizo el mal, ya que el mal existe!  Y si establecemos que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, ¡entonces Dios es malo!

El joven se calló frente a la respuesta del maestro, que feliz, se regocijaba de creer haber probado, que la fe era un mito.

Otro estudiante levantó la mano y dijo: ¿Puedo hacerle una pregunta, maestro?

Lógico, fue la respuesta del maestro.

El joven se paró y preguntó: Maestro, ¿el frío existe?

El maestro  dijo: ¿Pero qué pregunta es esa? Lógico que existe, ¿o acaso nunca sentiste frío?

El muchacho respondió: En realidad, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en verdad es la ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es factible de estudio cuando posee o transmite energía; el calor es lo que hace que este cuerpo tenga o transmita energía.  El cero absoluto es la ausencia total de calor; todos los cuerpos quedan inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Nosotros creamos esa definición para describir de qué manera nos sentimos cuando no tenemos calor.  Y, ¿existe la oscuridad?  Continuó el estudiante.

El maestro  respondió: Por supuesto que existe.

El estudiante respondió: La oscuridad tampoco existe. La oscuridad, en realidad, es la ausencia de luz. La luz la podemos estudiar, ¡la oscuridad, no! A través del prisma de Nichols[1], se puede descomponer la luz blanca en sus varios colores, con sus diferentes longitudes de ondas.

¡La oscuridad, no! ¿Cómo se puede saber qué tan oscuro está un espacio determinado?

Tomando como base la cantidad de luz presente en ese espacio.  La oscuridad es una definición utilizada por el hombre para describir qué ocurre cuando hay ausencia de luz.

Finalmente, el joven preguntó al maestro: Señor, ¿EL MAL EXISTE?

El maestro respondió: Como afirmé al inicio, vemos delitos, crímenes, violencia en todo el mundo. Esas son cosas del mal.  

El estudiante respondió: El mal no existe, señor, o por lo menos no existe por sí mismo.

El mal es simplemente la ausencia del bien.  De conformidad con los anteriores casos, el mal es una definición que el hombre inventó para describir la ausencia de Dios. Dios no creó el mal.  

El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos.

Es igual a lo que ocurre con el frío cuando no hay calor, o con la oscuridad cuando no hay luz.

El joven fue aplaudido de pié, y el maestro, moviendo la cabeza, permaneció en silencio.  

El director de la Universidad,se dirigió al joven estudiante y le preguntó: ¿Cuál es tu nombre?

Me llamo, ALBERT  EINSTEIN[2].


 

[1] Ernest Fox Nichols (1869-1924), físico estadounidense.

[2] Albert Einstein Koch (1879- 1955), físico alemán,  Premio Nóbel  1921.

 

 

DESEAS GANAR??

En muchas actividades del ámbito organizacional y también del personal, existe un gran deseo por "ganar". Esto parece obvio... ¿quién no desea ganar? La aspiración a la victoria y al éxito es natural y totalmente legítima. Sin embargo, cuando se convierte en obsesión, pretender ganar puede llevarnos a perder.

Hoy vivimos en una cultura obsesionada con ganar: las organizaciones compiten por cuál genera más ganancias; los científicos, por quién publica más trabajos; los deportistas, por quién obtiene más títulos; hasta las religiones comparan sus índices de captación de fieles!

En nuestra vida privada, también vivimos esta obsesión: si practicamos un deporte nos medimos por la cantidad de partidos ganados, o de puntos anotados; evaluamos nuestro éxito profesional según los ingresos y ganancias obtenidos; hasta nuestra vida sexual se rige de acuerdo al número de ocasiones! Cuando somos padres, esta obsesión pareciera cobrar más fuerza: si nuestro hijo llega a casa después de jugar un partido, lo primero que le preguntamos es "¿Ganaste?"; cuando vuelve de rendir un examen, lo increpamos con "¿Sacaste un veinte?"; etc...

Ser el mejor, llegar a lo más alto y obtener lo máximo, son metas importantes que no deberíamos resignar. Si no aspirásemos a ganar, difícilmente mejoraríamos nuestro desempeño en aquello que hacemos. El problema con esta aspiración es que -cuando se convierte en obsesión- nos lleva a igualar "buen desempeño" con "máximo resultado". En una cultura del "ganador se lleva todo" y "nadie recuerda al segundo", sentimos que -si no ganamos- no hicimos bien las cosas. Este extremismo (como cualquier otro) nos perjudica en más de un sentido. Principalmente:

Daña nuestra autoestima: cada vez que no ganamos -y son muchas las ocasiones en las que esto sucede- nos sentimos mal con nosotros mismos, nos avergonzamos, o culpamos a otros del resutlado. Las emociones negativas que alimentamos, nos hacen perder la confianza en nuestra capacidad de obtener mejores resultados en el futuro. De alguna manera, nos auto-saboteamos.

Deteriora nuestras relaciones: cuando lo único que cuenta es ganar, perdemos de vista las consecuencias de nuestros actos sobre otras personas. Esto puede llevarnos a tratarlas mal, a ser egoístas con ellas y a perjudicarlas, muchas veces sin desearlo realmente. El individualismo que adoptamos cuando nos obsesionamos con ganar, nos aleja de los demás. Posiblemente obtengamos aquello que deseábamos, o sea "ganar", pero en el camino quizás quedemos solos. No nos permite jugar un equipo! Y por ello se escuchan frecuentemente frases como: “mi trabajo ya esta hecho y el cómo te perjudique a ti NO ES MI PROBLEMA”…

Nos estresa: la pretensión permanente de triunfo genera un estado de angustia, ansiedad e inconformismo. Vivir bajo la presión constante de obtener el máximo posible, nos impide lograr la tranquilidad necesaria para analizar nuestro desempeño y mejorarlo.

Compromete nuestra integridad: tener un enfermizo deseo de lograr el máximo triunfo está muy emparentado con el "ganar a toda costa". Presas de esta obsesión, muchas veces llegamos a pensar que el fin justifica los medios: si se trata de ganar, "todo vale". Esto nos lleva a mentir, a desobedecer una regla, a romper una promesa, o a traicionar valores importantes como la SOLIDARIDAD, la LEALTAD, la VERACIDAD, la HONESTIDAD....

El buen desempeño tiene más que ver con una sana búsqueda de superación, que con una obsesiva aspiración a la victoria. Por lo tanto, desempeñarse bien no equivale a ganar. ¿Acaso nunca jugamos excelentemente un partido y lo perdimos? ¿Nunca atendimos de la mejor manera a un cliente, pero no logramos que nos compre? ¿No dimos todo lo mejor en un trabajo y resultamos despedidos? ¿No amamos incondicionalmente, pero fuimos traicionados, o no correspondidos?

Ganar es sólo un resultado posible de un buen desempeño. Existen otros, como: la felicidad que nos proporciona una experiencia; el significado que tiene para nosotros vivirla; y el legado que dejamos para los demás, a través de nuestro ejemplo e inspiración. Orientarse únicamente a ganar, nos hace perder equilibrio y perspectiva. Cuando lo hacemos, descuidamos otras variables que contribuyen con nuestra satisfacción, desatendemos nuestros procesos de crecimiento y no valoramos el lugar de cada experiencia en nuestro desarrollo. Todo ello perjudica profundamente la manera como planificamos y medimos nuestro desempeño y la definición de nuestras metas y expectativas.

Si realmente deseamos ganar en nuestra vida... debemos comenzar por replantear esta aspiración y valorar otros resultados.

 

 

 

Una historia para meditar.

 

Un ratón, mirando por un agujero en la pared ve a un granjero y a su esposa abriendo un paquete.  Pensó,  qué tipo de comida podía haber allí.

Quedó aterrorizado cuando descubrió que era una trampa para ratones.

 

Fue corriendo al patio de la Granja a advertir a todos:
- Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!
 
La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:

- Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, más no me perjudica en nada, no me incomoda

 

El ratón fue hasta el cordero y le dice:
- Hay una ratonera en la casa, una ratonera!


- Discúlpeme Sr. Ratón, mas no hay nada que yo pueda hacer, solamente pedir por usted. Quédese tranquilo que será recordado en mis oraciones.

El ratón se dirigió entonces a la vaca, y la vaca le dijo:

- Pero acaso, estoy en peligro?....Pienso que no, dijo la vaca.

Entonces el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido, para encarar a la ratonera del granjero.

 

Aquella noche se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima. La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado. En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una serpiente venenosa. La serpiente veloz picó a la mujer. El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre alta. Todo el mundo sabe que  para reconfortar a alguien con fiebre, nada mejor que una nutritiva sopa.

 

El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina-

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla.

 

Para alimentarlos, el granjero mató el cordero.  La mujer no mejoró y acabó muriendo.

El granjero entonces vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral.

 

La próxima vez que escuches que alguien tiene un problema y creas que como no te

afecta, no es tuyo, y no le prestas atención..... piénsalo dos veces.

 

El que no vive para servir, no sirve para vivir!!!!

 

El mundo no anda mal por la maldad de los malos, sino por la apatía de los "buenos".

 

"Para ser exitoso no tienes qua hacer cosas extraordinarias.  Haz cosas ordinarias, extraordinariamente bien."

 

 " El Halcón de Gengis Kan"

Una mañana, el gran guerrero mongol Gengis Kan y su séquito salieron a cazar. Mientras sus compañeros llevaban flechas y arcos, él llevaba sobre el brazo su halcón favorito, que era mejor y más certero que cualquier flecha, porque podía subir a los cielos y ver todo aquello que el ser humano no consigue ver.

Sin embargo, no consiguieron encontrar nada. Decepcionado, Gengis Kan volvió a su campamento, pero, para no descargar su frustración en sus compañeros, se separó de la comitiva y decidió regresar solo.

Habían pasado en el bosque más tiempo del esperado y Kan estaba muerto de cansancio y de sed. Debido al calor del verano, los riachuelos estaban secos y no encontró sitio donde refrescarse hasta que, ¡ milagro !, vio un hilo de agua que caía de unas rocas justo frente a él.

En ese mismo momento alejó de sí el halcón, sacó la pequeña copa de plata que siempre llevaba consigo, estuvo un rato llenándola y cuando estaba listo para llevársela a los labios, el halcón le arrancó la copa de las manos.

Gengis Kan se enfureció, pero como era su animal favorito, pensó que tal vez tenía sed también. Recogió la copa, la limpió y volvió a llenarla. Con la copa llena por la mitad, de nuevo el halcón se la arrancó y derramó el líquido.

Gengis Kan adoraba a su animal, pero sabía que no podía dejar que le faltara el respeto, ya que alguien podría estar asistiendo a la escena desde lejos, y más tarde les contaría a sus guerreros que el gran conquistador era incapaz de domar una simple ave.

Esta vez, sacó la espada de su vaina, cogió la copa y se puso otra vez a llenarla, manteniendo un ojo en la fuente y el otro en el halcón. En cuanto hubo llenado la copa lo suficiente y se disponía a beber, el halcón de nuevo levantó el vuelo en dirección a él. Kan, de un golpe certero, le atravesó el pecho.

Pero el hilo de agua se había secado. Decidido a beber de todas formas, subió el roquedal en busca de la fuente. Para su sorpresa, vio realmente una poza de agua y, en medio de ella, muerta, una de las serpientes más venenosas de la región. Si hubiese bebido del agua, ya no estaría en el mundo de los vivos.

Kan volvió al campamento con el halcón muerto en sus brazos. Mandó hacer una reproducción en oro del ave, y grabó en una de las alas:

 

 "Incluso cuando un amigo hace algo que no te gusta, continúa siendo tu amigo". 

 

Y en la otra:

 

 "Cualquier acción movida por la furia es una acción condenada al fracaso".

 

 

 

 

 

¿CÓMO SE MIDE LA VIDA?

No se mide la vida según con quien sales, con quien solías salir, ni por el número de personas con quienes has salido, ni por si no has salido nunca con nadie. No se mide por la persona que has besado. No se mide por el sexo. No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de coche que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas. No se mide ni por lo atractivo o por lo feo que eres, por la marca de ropa que llevas, los zapatos, o por el tipo de música que te gusta.
 
  • La vida simplemente no es nada de eso. 
  • La vida se mide según a quién amas y según a quién dañas.
  • Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros.
  • Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.
  • Se trata de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como un arma.
  • Se trata de lo que se dice y lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico.  
  • Se trata de los juicios que formulas, por qué los formulas y a quién o contra quién los comentas.
  • Se trata de a quien no le haces caso o ignoras adrede.
  • Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza.
  • Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, de cómo lo cultivas y de cómo lo riegas.

Pero por la mayor parte, se trata de sí usas la vida para alimentar o envenenar el corazón de otros.
Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida.

Hacer un amigo es una Gracia.
Tener un amigo es un Don.
Conservar un amigo es una Virtud.
Ser amigo es un Honor.

 

 

EL ARCA DE NOE

Todo lo que necesito saber acerca de la vida, lo he aprendido de el Arca de Noé...

Uno: No dejes pasar el bote. Abórdalo a tiempo.

Dos: Recuerda que todos estamos en el mismo bote.

Tres: Planifica a tiempo. No estaba lloviendo cuando Noé construyó el Arca.

Cuatro: Mantente en forma. Cuando tengas 600 años (ésa era la edad de Noé según la Biblia), alguien te puede pedir que hagas algo realmente grande.

Cinco: No escuches críticas; tan solo concéntrate en el trabajo que tienes que hacer.

Seis: Edifica tu futuro en terreno alto.

Siete: Por razones de seguridad, viajemos en pareja.

Ocho: La velocidad no siempre es ventajosa. El caracol llegó al bote al igual que el guepardo.

Nueve: Cuando estés bajo estrés, flota por un momento.

Diez: Recuerda, el Arca fue construida por novatos, el Titanic por profesionales.

Once: No importa la tormenta, cuando tu estás con Dios, siempre habrá un arco iris esperando por ti.

 

Busco un corazón,
pero no un corazón cualquiera.
Tiene que ser uno compatible
con la dureza de los tiempos
en los que vivimos,
para poder soportar las pruebas...

Busco un corazón fuerte,
pero lo suficientemente blando
como para percibir
el dolor de la gente
y sensibilizarme ante ellos...

Busco un corazón
con un ritmo que sea ligero
pero controlado al mismo tiempo,
para que me ayude a tener paciencia
ante las cosas que me parecen injustas,
pero que yo no puedo cambiar...

Busco un corazón estable;
que me dé la seguridad que necesito
para enfrentar mi destino
y saber que todo tiene su lugar
y su tiempo;
que nada ocurre por casualidad...

Busco un corazón
que simplemente ame,
porque el amor
es la clave de todo:
del principio y del fin,
de parar o seguir,
de vivir o morir...

Busco un corazón especial...
¿Cómo es tu corazón?

Hay un viejo cuento con cuatro personajes :

TODOS, ALGUIEN, CUALQUIERA y NADIE

Ocurre que había que hacer un trabajo en equipo importante y TODOS sabía que ALGUIEN  lo haría. 

CUALQUIERA podía haberlo hecho pero NADIE lo hizo.

ALGUIEN  se enojó cuando se enteró porque el trabajo le hubiera correspondido a TODOS

El resultado fue que TODOS  creía que lo había hecho CUALQUIERA y NADIE se dio cuenta de que ALGUIEN no lo haría. 

¿Cómo termina la historia ?: 

ALGUIEN reprochó a TODOS porque en realidad 

NADIE  hizo lo que hubiera podido hacer CUALQUIERA.

 

 

    La Hormiguita Feliz

    Todos los días, muy temprano llegaba a su empresa la hormiga productiva y feliz. Allí pasaba sus días, trabajando y tarareando una antigua canción de amor. Ella era productiva y feliz, pero ¡ay!, no era supervisada.

    El abejorro gerente general consideró que ello no era posible, así que se creó el puesto de supervisor, para el cual contrataron a un escarabajo con mucha experiencia.

    La primera preocupación del escarabajo supervisor fue organizar la hora de llegada y de salida y también preparó hermosos informes.

    Pronto fue necesario contar con una secretaria para que ayudara a preparar los informes, así que contrataron una arañita que organizó los archivos y se encargó del teléfono.

    Mientras tanto la hormiga productiva y feliz trabajaba y trabajaba. El abejorro gerente estaba encantado con los informes del escarabajo supervisor, así que pidió cuadros comparativos y gráficos, indicadores de gestión y análisis de tendencias. Entonces fue necesario contratar una oruga ayudante para el supervisor y fue indispensable un nuevo computador con impresora a color.

    Pronto la hormiga productiva y feliz dejó de tararear sus melodías y comenzó a quejarse de todo el papeleo que había que hacer ahora. El abejorro gerente, entonces, consideró que era momento de adoptar medidas.

    Así crearon el cargo de gerente de área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz. El cargo fue para una cigarra que alfombró su oficina e hizo adquirir un sillón especial. El nuevo gerente necesitó - claro está - un nuevo computador y cuando se tiene más de un computador hay que tener una red local. El nuevo gerente pronto necesitó un asistente (que había sido su ayudante en la empresa anterior), para que le ayudara a preparar el plan estratégico y el presupuesto para el área donde trabajaba la hormiga productiva y feliz.

    La hormiga ya no tarareaba sus viejas melodías y cada vez se le notaba más irascible. "Vamos a tener que contratar un estudio de clima laboral un día de estos" dijo la cigarra.

    Pero un día el gerente general, al revisar las cifras, se dio cuenta que la unidad de negocios (donde trabajaba la hormiga productiva y feliz) ya no era tan rentable como antes. Así que contrató al búho, prestigioso consultor, para que hiciera un diagnóstico. El búho estuvo tres meses en la empresa y pronto emitió un sesudo informe:

    "Hay demasiada gente en este departamento….."

    Así el gerente general siguió el consejo del consultor y… despidió a la hormiga productiva y feliz.

     Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad!!!!!!

 

 


FIRMEZA

 

DA SIEMPRE LO MEJOR......

Y LO MEJOR VENDRÁ.....

 

A VECES LAS PERSONAS SON EGOÍSTAS, ILÓGICAS E INSENSATAS.....

AÚN ASÍ PERDÓNALAS.

 

SI ERES AMABLE, LAS PERSONAS PUEDEN ACUSARTE DE EGOÍSTA E INTERESADO.....

AÚN ASÍ SE GENTIL.

 

SI ERES UN VENCEDOR, TENDRÁS ALGUNOS FALSOS AMIGOS Y ALGUNOS AMIGOS VERDADEROS.....

AÚN ASÍ VENCE.

 

SI ERES HONESTO Y FRANCO, LAS PERSONAS PUEDEN ENGAÑARTE.....

AÚN ASÍ SE HONESTO Y FRANCO.

 

LO QUE TARDASTE AÑOS PARA CONSTRUIR, ALGUIEN PUEDE DESTRUIRLO EN UNA HORA PARA OTRA.....

AÚN ASÍ.....CONSTRUYE.

 

SI TIENES PAZ Y ERES FELIZ, LAS PERSONAS PUEDEN SENTIR ENVIDIA.....

AÚN ASÍ.....SE FELIZ.

 

EL BIEN QUE HAGAS HOY PUEDE SER OLVIDADO MAÑANA.....

AÚN ASÍ....HAZ EL BIEN.

 

DA AL MUNDO LO MEJOR DE TI, AUNQUE ESO PUEDA NUNCA SER SUFICIENTE......

AÚN ASÍ..... DA LO MEJOR DE TI MISMO.

 

TERESA DE CALCUTA.

 

 

AMIGO

 

No puedo darte soluciones para todos los problemas de la vida, ni tengo respuestas para tus dudas o temores, pero puedo escucharte y compartirlo contigo.

 

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro. Pero cuando me necesites estaré junto a ti.

 

No puedo evitar que tropieces. Solamente puedo ofrecerte mi mano para que te sujetes y no caigas.

 

Tus alegrías, tus triunfos y tus éxitos no son míos. Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

 

No juzgo las decisiones que tomas en la vida. Me limito a apoyarte, a estimularte y a ayudarte si me lo pides.

 

No puedo trazarte límites dentro de los cuales debes actuar, pero si te ofrezco el espacio necesario para crecer.

 

No puedo evitar tus sufrimientos cuando alguna pena te parta el corazón, pero puedo llorar contigo y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

 

No puedo decirte quien eres ni quien deberías ser. Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo.

 

En estos días pensé en mis amigos y amigas, entre ellos,

apareciste tu. No estabas arriba, ni abajo ni en medio. No encabezabas ni concluías la lista. No eras el número uno ni el número final.

 

Y tampoco tengo la pretensión de ser el primero, el segundo o el tercero de tu lista. Basta que me quieras como tu amigo.  

 

Jorge L. Borges

 

 

UNA HISTORIA REAL

 

Su nombre era Fleming, y era un granjero escocés pobre.

 

Un día, mientras intentaba ganarse la vida para su familia, oyó un lamento pidiendo ayuda que provenía de un pantano cercano. Dejó caer sus herramientas y corrió al pantano. Allí, encontró hasta la cintura en el estiércol húmedo y negro a un muchacho aterrado, gritando y esforzándose por liberarse. El granjero Fleming salvó al muchacho de lo que podría ser una lenta y espantosa muerte.

 

Al día siguiente, llegó un carruaje elegante a la granja. Un noble, elegantemente vestido, salió y se presentó como el padre del muchacho al que el granjero Fleming había ayudado.

“Yo quiero recompensarlo", dijo el noble. "Usted salvó la vida de mi hijo". “No, yo no puedo aceptar un pago por lo que hice”, el granjero escocés contestó.  En ese momento, el hijo del granjero vino a la puerta de la cabaña. "¿Es su hijo?" el noble preguntó. "Sí", el granjero contestó orgullosamente. “Le propongo hacer un trato. Permítame proporcionarle a su hijo el mismo nivel de educación que mi hijo disfrutará. Si el muchacho se parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre del que nosotros dos estaremos orgullosos".

 

Y el granjero aceptó. El hijo del granjero Fleming asistió a las mejores escuelas y, al tiempo, se graduó en la Escuela Médica del St. Mary's Hospital en Londres, y siguió hasta darse a conocer en el mundo como el renombrado Dr. Alexander Fleming, el descubridor de la Penicilina.

 

Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del pantano estaba enfermo de pulmonía. ¿Qué salvo su vida esta vez? .... La penicilina.

 

¿ El nombre del noble? Sir Randolph Churchill.

¿ El nombre de su hijo? Sir Winston Churchill.

 

Alguien dijo una vez:

Lo que va, regresa.

Trabaja como si no necesitaras el dinero.

Ama como si nunca hubieses sido herido.

Baila como si nadie estuviera mirando.

Canta como si nadie escuchara.

Vive como si fuera el Cielo en la Tierra.

 

Decreto en mi vida
¡Yo puedo!
Yo puedo llevar una sonrisa a tu vida y olvidar mi enojo...
Yo puedo olvidar la herida y perdonar...
Yo puedo llevar luz e iluminar todo a mi paso...
Yo puedo transformar mi vida...
Yo puedo desafiar al dolor, a la enfermedad, al enemigo y no darme por vencido nunca...
Yo puedo seguir y ayudarte a seguir y si te veo caer levantarte con mi fe y mis esperanzas...
Yo puedo mirar el lado positivo y dejar el lado negativo atrás y no girar nunca más la cabeza...
Yo puedo cambiar...
Yo puedo sanarme...
Yo puedo hacer mucho más para vivir mejor...
Yo puedo seguir subiendo y no detenerme nunca más...
no permitiré que nada ni nadie me detenga...
Yo puedo volver a empezar...
Yo puedo volver a sentir y a amar...
Yo puedo ser feliz...
Yo puedo ser un triunfador...
Yo puedo!!!

Graciela De Filippis

 
 
 
 
 
 
 
 

  LOS TRIUNFADORES

A veces los triunfadores no son aquellos a los que todo el mundo aplaude y reconoce. 

No son los que construyeron grandes obras, dejaron constancia de su liderazgo o viajaron, en primera clase.

A veces los triunfadores no son los administradores geniales, ni los visionarios del futuro o los grandes emprendedores. Por ello, tal vez no los reconoceríamos en medio de tanto pensador, filósofo o tecnólogo, que
supuestamente conducen a este mundo por la senda del progreso.

A veces el triunfador no es el negociador internacional, o el hacedor de empresas de clase mundial o el deslumbrante estadista que asiste a reuniones cumbre.


No es el que se afana por exportar mucho, sino el que todavía se importa a sí mismo.

Porque el triunfador puede ser también el que calladamente lucha por la justicia, aunque no sea un gran orador o un brillante diplomático.

El triunfador puede ser igualmente el que venció la ambición desmedida y no fue seducido por la vanidad o el poder.

Es triunfador el que no obstante que no viajó mucho al extranjero, con frecuencia hizo travesías hacia el interior de sí mismo para dimensionar las posibilidades de su corazón.

Es el que quizás nunca alzó soberbio su mano en el podium de los vencedores, pero triunfó calladamente en su familia y con sus amigos y los cercanos a su alma.

Es, quizá, el que nunca apareció en las páginas de los periódicos, pero sí en el diario de Dios; el que no recibió reconocimientos, pero siempre obtuvo el de los suyos; el que nunca escribió libros, pero sí cartas de amor a sus seres queridos y el que pensó en redimir a su país a través de la asfixiante aventura de su trabajo común y rutinario y aquel que prefirió la sombra, porque, finalmente, es tan importante como la luz.

A veces el triunfador no es el que tiene una esplendorosa oficina, ni una secretaria ejecutiva, ni posee tres maestrías; no hace planeación estratégica ni elabora reportes o evalúa proyectos, pero su vida tiene un sentido, hace planes, tiene tiempo para su familia y encuentra fascinante disfrutar de la hermosa danza de la vida.


A veces el triunfador no pasa a la historia, sino el que hace posible la historia; el que encuentra gratificante convencer y no sólo vencer y el que de una manera apacible y decidida lucha por hacer de este mundo un mejor lugar para vivir.

A veces el triunfador no tiene que ser el que construyó grandes andamiajes y estructuras administrativas, no es el que tiene un celular, pero platica con los suyos, no tiene e-mail, pero conoce y saluda a sus vecinos, no ha ido al espacio exterior, pero es capaz de ir hacia su espacio interior y sin haber realizado grandes obras arquitectónicas, supo construirse a sí mismo y fue, como dice el poeta, el cómplice de su propio destino.

A veces el triunfador suele ser Teresa de Calcuta, o Francisco de Asís o Nelson Mandela, o tal vez la enfermera callada, el obrero sencillo y el campesino olvidado, porque como personas triunfaron sobre la apatía o el desencanto y con su esfuerzo cotidiano establecieron la diferencia.

 

EL CREDO DE LA AMISTAD
 

Si no puedes serlo todo para alguien acércate, y sé su amigo.

Si no puedes ser la vida entera para alguien, date por satisfecho  con ser el mejor momento de su día.

Ofrécele tu sonrisa, y algún gesto de amistad que ponga calor en su vida.

Haz algo que le resulte agradable, algo inesperado.

La gente agradece aun las señales más imperceptibles de benevolencia y aceptación: un llamado, una esquela, o lo que se te ocurra...servirá.

 Si no puedes solucionar los problemas de alguien conténtate con hacerlo sentir un poco mejor en algún aspecto.

Hazlo sentir mejor consigo mismo.

No tiene por qué ser algo espectacular o costar mucho dinero.

Puede ser apenas un pequeño gesto de consideración.

Hazle saber que alguien está pensando  en él.

Transforma su mundo en un sitio un poco mejor, aunque sea por un instante. No te reprimas. La vida es demasiado corta.

No esperes. Puede necesitarte ahora.

Si no puedes mejorarle el día, pues entonces dale luz a un momento.

 Podría ser importante....

 

  Eliminar los "NO PUEDO"

 

La mente es un motor que puede impulsarnos a la derrota o al triunfo. La mayoría de nosotros desde la niñez fuimos  incorporando día a día mensajes de aliento o de desaliento que quedaron grabados a fuego en la mente.

Si poco a poco tratáramos de reemplazar los pensamientos negativos que nos invaden por pensamientos positivos nos sentiríamos mejor, nos enfermaríamos menos y la vida nos resultaría más simple...más sencilla.

Cuando fijamos un pensamiento negativo en nosotros ante determinada situación, el mismo se reitera ante situaciones iguales o semejantes a lo largo de nuestra vida.
Los pensamientos son fuerza y energía que genera la mente.

Por lo tanto es importante impregnarnos de pensamientos positivos y estimulantes y además tener fe en nosotros mismos.
Si ante los desafíos que nos presenta la vida dejamos que nos dominen pensamientos negativos, de desvalorización, de desamor, de desaliento esos pensamientos nos llenaran de piedras el camino y en determinados momentos decidiremos dejar de caminar por él o detendremos momentáneamente la marcha.

 

Es importante cuando anhelamos algo tener pensamientos positivos: fuerza, fe, y un íntimo deseo de ver lo que deseamos como una realidad... Dejar de lado el miedo, la inseguridad, sentirnos seguros y asumir que somos capaces, que vamos a poder, que somos valiosos e importantes.

Debemos eliminar los NO PUEDO que tantas veces nos hacen perder oportunidades maravillosas y únicas.
Todo depende de nosotros...de nuestros pensamientos.
Todos transitamos por la misma ruta. Podemos ver las piedras del camino como grandes e insuperables obstáculos o podemos verlas como pequeños desafíos.

Podemos tropezar, levantarnos y seguir con fe y esperanza o podemos quedarnos paralizados allí...Depende pura y exclusivamente de nosotros.

Graciela De Filippis

TU VIDA ES COMO UN LÁPIZ!!!

El niñito miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado, le pregunto: 

¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, por casualidad, una historia sobre mí?

El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto: 

Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.

El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:

¿Qué tiene de particular ese lápiz?

El abuelo le respondió:

Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo. 

Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esta mano la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el  lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar  algunos dolores, porque te harán mejor persona.

Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia. 

Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Quinta cualidad:  Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.

Paulo Coelho

 

 

 

 

 

 

 

Amar la vida

Un profesor fue invitado a dar una conferencia en una base militar, y en el aeropuerto lo recibió un soldado llamado Ralph.
Mientras se encaminaban a recoger el equipaje, Ralph se separó del visitante en tres ocasiones: primero para ayudar a una anciana con su maleta; luego para cargar a dos pequeños a fin de que pudieran ver a Santa Claus, y después para orientar a una persona. Cada vez regresaba con una sonrisa en el rostro.

"¿Dónde aprendió a comportarse así?", le preguntó el profesor. "En la guerra", contestó Ralph.

Entonces le contó su experiencia en Vietnam. Allá su misión había sido limpiar campos minados. Durante ese tiempo había visto cómo varios amigos suyos, uno tras otro, encontraban una muerte prematura.

"Me acostumbré a vivir paso a paso" -explicó. "Nunca sabía si el siguiente iba a ser el último; por eso tenía que sacar el mayor provecho posible del momento que transcurría entre alzar un pie y volver a apoyarlo en el suelo.
Me parecía que cada paso era toda una vida".

Nadie puede saber lo que habrá de suceder mañana. Qué triste sería el mundo si lo supiéramos. Toda la emoción de vivir se perdería, nuestra vida sería como una película que ya vimos.

Ninguna sorpresa, ninguna emoción. Pienso que lo que se requiere es ver la vida como lo que es: una gran aventura.

Al final, no importará quién ha acumulado más riqueza ni quién ha llegado más lejos. Lo único que importará es quién lo disfrutó más.

Ama más quien más ha servido, porque aprecia su vida y la de los demás.

Anónimo

 

CRECE!!!

  Crece.....

que no importe nunca

edad ni estatura.

Crece cada día

cuidando tu cuerpo,

preciado tesoro

donde anida un alma.

Crece en la virtud.

 

Crece interiormente

amando la vida

abriendo los brazos

y mirando arriba,

destruyendo sombras,

repartiendo luz.

 

Que crezca en tu rostro

la expresión fraterna

y crezca en tus ojos

la mirada tierna;

que crezca en tu pecho

el amor solidario

y  sean tus manos

cada vez más grandes

para la defensa

del bien libertario.

 

Que crezcan tus pasos

de avance al futuro

y crezcan tus siembras,

pues la Patria amada

crecerá a igual ritmo

que crezcan tus frutos.

   

Allí donde vayas,

que nunca las gentes

te sean extrañas.

Crece en el olvido

de tus propias penas.

Consuma una hoguera

de amor tu egoísmo,

verás como crece

tu fe, tu optimismo.

Verás como quedas

libre de cadenas

y cómo se allanan

montañas y abismos...

 

¡Crece!    ¡Crece!

serán más felices

los que estén contigo.

Más bellos colores

tendrán los pinceles

al pintar un mundo

fraterno y amigo...

 

El crecer es vida:

vive plenamente

toda tu existencia

del primer aliento

a la sepultura

 

¡Crece!  ¡Crece!

Crece siempre, siempre,

que no importe nunca

edad ni estatura.

 

Vicente Benlloch Piquer

 

 

Cómo matar a una Institución

  1. 1.    No concurras a las Asambleas o a las reuniones, y si concurres, llega tarde y encuentra todas las fallas o errores posibles en la organización y en sus directivos.

  2. 2.    Nunca aceptes formar parte de una comisión, porque es más fácil criticar que hacer las cosas.

  3. 3.    A pesar de todo, moléstate si no te nombran para integrar una comisión, y si lo hacen, no asistas a las reuniones, y piensa que al final otro lo hará.

  4. 4.    Si se te pide una opinión, responde que no tienes nada que decir, aunque después hagas o permitas  comentarios o críticas destructivas.

  5. 5.    No hagas nada y cuando otros miembros trabajen con buena voluntad y desinteresadamente, entonces siembra desaliento y grita  que la institución está dominada por una argolla y que hay favoritismos.

  6. 6.    No te ocupes en difundir lo que la institución hace bien, si no más bien exagera y propaga lo que ha hecho mal.

  7. 7.    En lugar de brindar solidaridad y colaboración a tus directivos, piensa mal de ellos y critícalos sin compasión.

  8. 8.    Cuando se organicen actividades comenta que se está malgastando el dinero; y cuando no se organicen, que la institución está muriendo.

  9. 9.    Si existen medios de información sobre la institución, no los leas, y si no los hay, quéjate inmediatamente.

  10. 10.  No cumplas con tus aportaciones y otras obligaciones que establecen los estatutos, limítate solamente a exigir tus derechos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Hay hombres que luchan un día

y son buenos,

hay otros que luchan un año

y son muy buenos,

hay quienes luchan muchos años

y son mejores,

pero hay quienes luchan toda la vida

 

y esos, son los imprescindibles"

 

Bertold Brecht

 

 

NADIE 

Nadie alcanza la meta con un solo intento,

ni perfecciona la vida con una sola rectificación,

ni alcanza altura  con un solo vuelo.

Nadie camina la vida sin haber

pisado en falso muchas veces.

Nadie recoge cosechas sin probar muchos sabores,

enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.

Nadie mira la vida sin acobardarse en ocasiones,

ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad,

ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie siente el amor sin probar sus lágrimas,

ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie hace obras sin martillar sobre su edificio,

ni cultiva amistad sin renunciar a si mismo,

ni se hace hombre sin sentir a Dios.

Nadie llega a la otra orilla

sin haber ido haciendo puentes para pasar.

Nadie deja el alma lustrosa

sin el pulimento diario de Dios.

Nadie puede juzgar

sin conocer primero su propia debilidad.

Nadie consigue su ideal 

sin haber pensado muchas veces que perseguía un imposible.

Nadie reconoce la oportunidad hasta que

esta pasa por su lado y la deja ir.

Nadie encuentra el pozo de Dios

hasta caminar por la sed del desierto.

Nadie deja de llegar a su meta,

cuando se tiene la claridad de un don,

el crecimiento de su voluntad,

la abundancia de la vida,

el poder para realizarse y el  impulso de Dios.

Nadie debe vivir sin cambiar, ver cosas nuevas,

experimentar otras sensaciones,

y tener la capacidad de corregir sus errores.

Nadie tiene el derecho de consumir

el amor o la amistad de las personas

si uno mismo no la  produce.

Nadie puede intercambiar un apretón

de manos con el puño cerrado.

 

LA SERPIENTE

Cuenta la Leyenda, que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido con miedo, de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir.

Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada, al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga se detuvo y le dijo a la serpiente:  ¿Puedo hacerte tres preguntas?

La serpiente muy soberbia respondió:  No acostumbro a dar esta concesión a nadie, pero como igual te voy a devorar, puedes preguntar.

¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

No, contestó la serpiente.

¿Yo te he hecho algún mal?

No, volvió a responder.

Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

¡Porque no soporto verte brillar........!  le dijo la serpiente. 

Así, muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa ésto si yo no he hecho nada malo?

Sencillo; porque no soportan verte brillar.

 

La envidia, es el peor sentimiento que podemos tener.

Que envidien tus logros, tu éxito, que envidien verte brillar.

Cuando esto pase, por el contrario, no dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte, porque tu luz seguirá intacta, tu esencia permanecerá, pase lo que pase.

¡Confía en el Señor con todo tu corazón!

NO  TE  ENAMORES  DEL  AMOR,

Enamórate de alguien que te ame, que te espere, que te comprenda aún en la locura; de alguien que te ayude, que te guíe, que sea tu apoyo, tu esperanza, tu todo.

Enamórate de alguien que no te traicione, que sea fiel, que sueñe contigo, que sólo piense en ti, en tu rostro, en tu delicadeza, en tu espíritu y no en tu cuerpo ni en tus bienes.

Enamórate de alguien que te espere hasta el final, de alguien que sea lo que tú no elijas, lo que no esperes.

Enamórate de alguien que sufra contigo, que ría junto a ti, que seque tus lágrimas, que te abrigue cuando sea necesario, que se alegre con tus alegrías y que te dé fuerzas después de un fracaso.

Enamórate de alguien que vuelva a ti después de las peleas, después del desencuentro, de alguien que camine junto a ti, que sea una buena compañía, que respete tus fantasías, tus ilusiones.

Enamórate de alguien que te ame. No te enamores del amor, enamórate de alguien que esté enamorado de ti.


PENSAMIENTOS ......

LA VIDA ES UN REGALO QUE DIOS NOS HACE. LA FORMA EN QUE VIVAS TU VIDA, ES EL REGALO QUE LE HACES A DIOS.  (Miguel Ángel)

ESTABA FURIOSO DE NO TENER ZAPATOS; ENTONCES ENCONTRÉ A UN HOMBRE QUE NO TENÍA PIES, Y ME SENTÍ CONTENTO DE MI MISMO. (Anónimo)

MIENTRAS EL TÍMIDO REFLEXIONA, EL VALIENTE VA, TRIUNFA Y VUELVE. (Proverbio griego)

EXÍGETE MUCHO A TI MISMO Y ESPERA POCO DE LOS DEMÁS.  ASÍ TE AHORRARÁS DISGUSTOS. (Confucio)

LA PRIMERA VEZ QUE ME ENGAÑES, SERÁ CULPA TUYA; LA SEGUNDA VEZ, LA CULPA SERÁ MÍA. (Proverbio árabe)

LA FELICIDAD SIEMPRE VIAJA DE INCÓGNITO.  SÓLO DESPUÉS QUE HA PASADO, SABEMOS DE ELLA. (Anónimo)

LA AMISTAD ES UN ALMA QUE HABITA EN DOS CUERPOS; UN CORAZÓN QUE HABITA EN DOS ALMAS. (Aristóteles)

ASÍ COMO UNA BUENA JORNADA PRODUCE UN DULCE SUEÑO, ASÍ UNA VIDA BIEN USADA CAUSA UNA DULCE MUERTE. (Leonardo)

EL FUTURO TIENE MUCHOS NOMBRES.  PARA LOS DÉBILES ES LO INALCANZABLE.  PARA LOS TEMEROSOS, LO DESCONOCIDO. PARA LOS VALIENTES ES LA OPORTUNIDAD. (Víctor Hugo)

EL ÚNICO SÍMBOLO DE SUPERIORIDAD  ES LA BONDAD. (Beethoven)

MI PADRE NO ME SEÑALÓ CÓMO VIVIR; SIMPLEMENTE VIVIÓ Y ME PERMITIÓ OBSERVARLO. (Kellaud)

EL RESPETO AL DERECHO AJENO ES LA PAZ. (Juárez)

 


EL VALOR DEL SABER

Algunas veces es un error juzgar el valor de una actividad simplemente por el tiempo que toma realizarla. Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja que valía 12 millones de dólares.

Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato. Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente. El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto.

- ¿Cuánto le debo?  preguntó.

- Son mil dólares, si me hace el favor.

-¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil  dólares por apretar un simple tornillito? Ya se que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! La pagaré sólo si me manda una factura  perfectamente detallada que la justifique!!!!  El ingeniero asintió con la cabeza y se fue.

A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin reclamo alguno.

La factura decía:

Servicios prestados:

Apretar un tornillo                                                             US$             1,00

Saber cual tornillo apretar                                                                999,00 

                                                        TOTAL                      US$        1 000,00

Día a día muchas personas se enfrentan a la desconsideración de quienes SON NEÓFITOS en la materia y no alcanzan a entender el valor del conocimiento en el pensar y el actuar.

RECUERDA:

 "SE GANA POR LO QUE SE SABE, NO POR LO QUE SE HACE".

         

 

 

 

 

 

DESPEDIDA

"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.  Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.  Escucharía cuando los demás hablan y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma.

Dios mío si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol.  Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre  las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de  Serrat sería la serenata que les ofrecería a la luna.  Regaría con mis lágrimas  las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida...  No dejaría pasar un sólo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.  Convencería a cada mujer u hombre que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse!  A un  niño le daría alas, pero le dejaría  que él solo aprendiese a volar.  A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.  Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres...  He aprendido que  todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada.  He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre.

He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.  Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo.

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas.  Si supiera que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para pode ser el guardián de tu alma.  Si supiera que esta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo, un beso y te llamaría de nuevo para darte más.  Si supiera que esta fuera la última vez que voy a oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para poder oírlas una y otra vez indefinidamente.  Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo diría “te quiero” y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes. 

Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas  bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuanto te quiero, que nunca te olvidaré.

El mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo.  Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas.  Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.  Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces.

Nadie te recordará por tus pensamientos secretos.  Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.  Demuestra a tus amigos cuanto te importan.”

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ