ORACIONES A MARÍA AUXILIADORA

 

Santísima Virgen María Auxilio de los Cristianos,
refugio de los desamparados y afligidos,
Hija predilecta del Eterno Padre,
Esposa amorosa del Espíritu Santo,
Madre beatísima del Verbo Encarnado,
te agradecemos las innumerables gracias y beneficios
que Dios nos ha otorgado por tu poderosa intercesión,
de la nada hemos sido llamados a la vida,
nacimos en un hogar cristiano
donde aprendimos a pronunciar tu dulce nombre.
Hemos sido sostenidos en la existencia
hasta el día de hoy y conservamos la fe.
Nos hemos sentido amados por Dios
y perdonados una y mil veces.
Hemos experimentado tu protección y amparo
y no dudamos en llamarte Auxiliadora y Madre nuestra.
Todas nuestras palabras, todos nuestros actos
son pocos ante la magnitud de la Gracia Divina;
se tú nuestra representante ante Dios,
nadie mejor que tú para entendernos
y presentar nuestra gratitud al Autor de todo bien,
a quien sea dado todo el honor, el poder y la gloria,
ahora y siempre por los siglos de los siglos.

Amén.


 
 

 

Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!,
que jamás se ha oído decir
que ninguno de los que han acudido a vuestra protección,
implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro auxilio,
haya sido desamparado.
Animado por esta confianza, a ti yo también acudo,
¡Oh Madre! ¡Oh Virgen poderosa!,
y afligido por el peso de mis pecados
me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana.
¡Oh Madre de Dios!, no deseches mis súplicas,
antes bien, escúchalas y acógelas benignamente.
Amén.

 



Virgen María Auxiliadora
Que tu Bendición santísima permanezca en mí noche y día,
en la alegría y en la tristeza, en el trabajo y en el descanso,
en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte y durante la eternidad.
Oh Bendición de María Auxiliadora, dichoso quien te la pide, recibe y guarda, y después de
obtenerla aquí en la tierra la lleve a su último suspiro como prenda de vida eterna.
Nuestro Auxilio esta en el nombre del Señor que hizo el cielo y la tierra.
Virgencita María Auxiliadora, Acompáñame en mis viajes, en mis trabajos,
y protégeme de males y enfermedades.
María Auxiliadora, dame tu santísima bendición Tú y Tu Santo Hijo,
para mí y para cada uno de mis familiares, en este día y todos los días de mi vida,
Amén.

 

 

Si quieres conocer más sobre la devoción a María Auxiliadora y

de los Salesianos de San Juan Bosco ve a los siguientes vínculos:

 

Imágenes de María Auxiliadora

Imágenes de San Juan Bosco

Basílica de María Auxiliadora en Turín  - Italia

Salesianos de Don Bosco en el Mundo 

Historia devoción a María Auxiliadora Iglesia Antigua...

Historia de la Devoción a María Auxiliadora

En Glorias de Sevilla -  María Auxiliadora

Salesianos de Don Bosco en el Perú 

Basílica de María Auxiliadora en Lima - Perú

Colegio Salesiano "San Francisco de Sales", Lima

Parroquia Salesiana Sagrado Corazón de Jesús, Magdalena, Lima

Colegio Salesiano "Rosenthal de la Puente", Magdalena, Lima

Parroquia Salesiana San Juan Bosco, Callao - Perú